Se desarrolló en el interior del Parque Cielos del Sur

Hoy presentamos, “la luna no miente”

“La luna no miente” es la actividad que se desarrolló en la tarde de hoy, en el Parque Cielos del Sur, en el marco de los talleres de vacaciones de invierno propuestos por la Secretaría de Cultura y Educación.

El encuentro estuvo a cargo de dos alumnos del profesorado de Física, Emilia Irigoitia y Joaquín Trezza, dirigido por Armando Zandanel.

Zandanel indicó que desde una perspectiva didáctica y dinámica se les explicó a los nenes las fases de la luna, y los movimientos. “Lo que intentamos hacer con esta actividad es mostrarle a los nenes que la luna no miente, porque tiene forma de C cuando crece, y forma de D cuando decrece”, asintió.

La jornada se desarrolló con dramatizaciones, y utilizando la calesita de la luna -ubicada en dicho parque-.

En vacaciones de invierno hacemos arte

En vacaciones de invierno hacemos arte

Con una gran participación de nenes se realizó un taller de arte, en el marco de las actividades programadas por la Secretaría de Cultura y Educación del municipio.

El encuentro coordinado por la profesora Alejandra Montenegro, tuvo lugar en el SUM de la Sociedad de Fomento del Barrio Adas

Como primer actividad se les dieron lápices, acrílicos y carboncillos para que realicen un dibujo bajo la temática: Día del amigo.

Luego, Montenegro les dio una introducción de las primeras civilizaciones, y a raíz de ello realizaron un trabajo a presión manual -a partir de una bola de arcilla blanca- donde realizaron el modelado de vasijas, vasos, platos, diferentes piezas utilitarias, utilizados por las primeras civilizaciones.

“El vendedor de mundos”

“El vendedor de mundos”

Se desarrolló la actividad “El vendedor de mundos” en el Parque Cielos del Sur, en el marco de las vacaciones de invierno propuestas por la Secretaría de Cultura y Educación de la municipalidad.

El encuentro estuvo a cargo de Armando Zandanel, y tuvo como propuesta la incorporación de conocimientos a través de un juego.

La estrategia didáctica consistió en vender mundos diferentes a la tierra a través de una estructura de remate, y los nenes pudieron comprarlos con dinero interplanetario.

Para ello se les explicó las diferentes características de los planetas para que puedan elegir antes de adquirirlo. A través de esta actividad lúdica se les enseñó el funcionamiento del sistema solar.

Finalizada la jornada se les entregó un certificado del planeta adquirido, con su nombre. Luego de la entrega compartieron una chocolatada con alfajores.